"Escribe con sangre y comprenderas que la sangre es espiritu"

Friederich Nietszche







jueves, 10 de mayo de 2018

El mannerbund y la manada





Por Fernando Trujillo

El caso de un grupo de amigos autodenominado la Manada ha causado una gran controversia en España su país de origen así como en el resto del mundo, durante unas celebraciones este grupo de amigos (esta manada) violo en grupo a una joven de dieciocho años, lo que siguió fue una cobertura de la prensa así como la intervención de organizaciones feministas que como siempre usan estos casos para satanizar la imagen masculina. El caso de la Manada es similar al caso de los Porkys en México que también ha causado indignación social y también ha sido usado de estandarte por los grupos feministas para llevar a cabo su agenda política.
No voy a hacer una descripción minuciosa sobre los casos que involucran a las dos manadas, para eso están otras noticias y textos que siguen los asuntos de cerca, ambos casos por demás abominables han sido usados por las feministas para impulsar su agenda política, para ir denigrando la imagen del hombre heterosexual como un violador en potencia y mantener su influencia político-cultural de forma oportunista. También resultan tontos útiles aquellos “antifeministas” que han defendido tanto a la Manada en España como a los Porkys en México bajo la explicación que en ambas partes fue la mujer quien lo deseo. Este tipo de hombres solo refuerzan el discurso feminista y hacen quedar mal a los verdaderos críticos del mismo.
Usando ambos casos la narrativa feminista se mantiene fuerte, esto no se trata de hace justicia, se trata de poder.
Por supuesto las feministas (las de Europa más que nada) solo exponen los casos de violaciones en multitudes cuando se trata de hombres blancos, cuando se trata de inmigrantes musulmanes y africanos entonces guardan un cobarde silencio, el caso de la Manada fue usado por el lobby feminista en su lucha contra el hombre blanco pero no les importa para nada las mujeres europeas violadas por bandas de inmigrantes.
Lo que se ignora es que tanto la Manada como los Porkys son producto de la civilización moderna que no tiene nada de patriarcal o de tradicional, esta es una sociedad feminista donde abunda la hipersexualizacion, la pornografía, el sexo como objeto de consumo, celebraciones con excesos donde hombres embrutecidos con drogas y alcohol al ritmo de música reguetón y hip hop se vuelven manadas de bestias que tienen sexo con mujeres ebrias en callejones o a plena luz del día.
No, esto no es un argumento mojigato ni ultraconservador, la revolución sexual de los sesenta que supuestamente iba a traer más libertad y más entendimiento entre hombres y mujeres en realidad termino despojando a ambos sexos de sus roles naturales y volviéndolos esclavos de sus más bajos instintos.
El feminismo usa los casos de la Manada y los Porkys para ir denigrando las asociaciones de hombres, los grupos de amigos, mostrarlos como misóginos, violadores y cretinos.
Desde hace un tiempo los medios como Hollywood y la televisión muestran a los grupos de amigos masculinos (mayormente un grupo de hombres blancos) como machistas, agresores de mujeres y homosexuales, borrachos y cretinos, una imagen muy negativa. En varios casos no dudo que sea así pero es una generalización muy maliciosa.
Los actuales grupos de hombres son manadas, no en el mal sentido sino que los diferentes grupos humanos tenemos a reunirnos en manadas por así decirlo, grupos de amigos con los cuales compartimos características entre sí, las actuales manadas buscan solo sexo y alcohol, platicar, contar chistes misóginos y homofobos (según las feministas), esto no es malo por supuesto pero no debe ser todo en un grupo de camaradas.
Lejos de tener una manada, lo que los hombres debemos tener es un mannerbund.

Mannerbund viene del alemán y quiere decir “asociación de hombres”, puede confundirse con un grupo de amigos cualquiera pero su significado es más profundo.
Actualmente hay muchas manadas pero pocos o ningún mannerbund, una manada es un grupo con el que te vas a emborrachar, un mannerbund es mucho más.
Los Lobos de Vinland con sus rituales masculinos y su mística pagana, los colectivos vinculados a Operation Werewolf de Paul Waggener, inclusive los clubes de motociclistas son mannerbunds, grupos de hombres en donde impera una ética, la lealtad y el honor.
La manada es un grupo de amigos, el mannerbund es una hermandad de hombres, en una manada solo se reúnen a emborracharse o hacer algunas actividades, en un mannerbund entrenan, pelean juntos, realizan rituales masculinos de honor y sangre. En una manada sus miembros se degradan entre ellos, se entregan a sus bajos instintos y se hunden en todo tipo de vicios y conductas execrables, en un mannerbund es lo contrario, van hacia adelante, se acompañan en ser mejores tanto física como mentalmente y espiritualmente. La manada no tiene una espiritualidad, el mannerbund impera una espiritualidad, una mística que los guía. En una manada entran mujeres que actúan como marimachos, beben, escupen, pelean y tienen sexo con los otros hombres que la ven como una igual, en el mannerbund no participan las mujeres, estas se encuentran al lado de sus hombres pero mantienen sus roles como mujeres, no se meten en los rituales, en los entrenamientos, no van de caza o de juerga con ellos, mantienen su feminidad separada, mientras los hombres realizan sus ritos y su entrenamiento. En una manada existe la traición interna, las puñaladas por la espalda, en el mannerbund todos son hermanos, todos tienen un estricto código de honor que al romperse se castiga con el exilio o en algunos casos la muerte. En el mannerbund impera un Orden, en la manada impera un caos. La manada no tiene ninguna trascendencia, no tiene un propósito, el mannerbund es la base para crear un nuevo mundo, una nueva vida contraria al estilo burgués, en el mannerbund se busca la Trascendencia y la creación de un nuevo mundo, el mannerbund es la base del Imperium. La manada es democrática, se sube al tren de las modas, en el mannerbund impera una Tradición, es anti-igualatoria y meritocratica, los mejores son los que lideran.
La manada es producto del mundo moderno y democrático, el mannerbund viene del mundo de la Tradición donde impera el Orden, la Aristocracia y lo Trascendente. En el mannerbund se busca forjar héroes, guerreros, hombres nuevos, en la manada solo se busca fomentar y perpetuar los peores hombres.
El camino de los hombres es el camino de la pandilla o el mannerbund, los hombres siempre se van a juntar entre ellos, van a rechazar a las mujeres, ellos quieren un grupo de amigos y camaradas con los cuales compartir intereses en común y esos intereses son siempre asociados a la masculinidad.
Es obvio que ningún grupo formado por hombres es un mannerbund pero tampoco todos son como la Manada o los Porkys, sin embargo los grupos feministas meten a todos en el mismo saco y buscan una inclusión forzada en los colectivos formados por hombres.
Se busca integrar a las mujeres a grupos tradicionalmente formados por hombres y como he escrito antes los grupos formados por hombres son estigmatizados como una banda de violadores y cretinos.
Con esto se busca dos cosas: evitar la creación de un mannerbund y destruir su esencia o por lo menos denigrarla lo más que se pueda.
Un mannerbund es el antagonista del mundo feminista y de todo lo que representa, por eso se busca su estigmatización y prohibición. El mannerbund es una exaltación de lo masculino, es el camino de los hombres libres.
El caso de la Manada es repugnante, pero como hombre no tengo porque pedir perdón por la patanería de otros ni tengo porque volverme feminista. Soy hombre y estoy orgulloso de serlo, los grupos de hombres debemos dejar de disculparnos o sentirnos culpables por quienes somos.
Un hombre nunca debe sentir vergüenza de su género, un grupo de hombres no tiene por qué dejar de ser quienes son por los estigmas de otros.
Una manada debe evolucionar a ser un mannerbund, hombres libres no solo del feminismo sino de los vicios que la sociedad moderna acarrea.

Mayo 2018

domingo, 29 de abril de 2018

El cine mexicano: entre la marginalidad y la decadencia




Por Fernando Trujillo

El cine mexicano es una institución con más de cien años de historia y que ha pasado por diferentes etapas desde sus inicios, hasta su Época de Oro entre los años treinta y finales de los cincuenta, ha tenido su evolución y su propia decadencia. Hablar de la historia del cine mexicano desde el comienzo hasta la época actual abarcaría un libro completo, este no es el objetivo de este artículo que se centrara en los últimos veinte años del cine nacional y su reflejo de una cultura podrida.
En los últimos veinte años el cine mexicano ha tomado un camino que exalta los aspectos más bajos y vulgares de la mexicanidad, lo más sórdido, lo más grotesco, lo marginal, lo decadente y lo repugnante, todo disfrazado de una apariencia de realismo o de denuncia.
Más que hablar de cine mexicano deberíamos de hablar de cine chilango, porque este tipo de cine representa más bien al habitante del centro del país, más que nada de la CDMX, el urbanismo, el lenguaje, lo sórdido y lo más bajo de esa cultura urbana. No representa al hombre del norte, a las otras regiones del territorio y si los representa es con matices despectivos y paródicos.
Películas como Y tu mama también, Amores perros y La ley de Herodes presentan un tipo de mexicano detestable, ambientes urbanos sórdidos y personajes repulsivos pero todo disfrazado de sátira política o realista. En realidad poco o nada tienen de mensaje, solo es el morbo lo que mueve la industria.
Desde los jóvenes burgueses de Y tu mama también interpretados por Diego Luna y Gael García que son una representación del chilango de clase media alta que vienen a ser los peores aspectos de la juventud chilanga, mismos aspectos explotados en la opera prima del mismo Gael García Deficit película por demás pretenciosa y con resultados insípidos. Hasta los ambientes de clase media alta con relaciones frívolas y vacías, los ambientes urbanos bajos sórdidos donde están presentes la violencia, el sexo sin amor ni placer y lo más grotesco de la capital.
Esto no es mojigatería ni pretender ser un moralino, el cine mexicano no pretende ya ser un arte, no quiere contar una historia, vaya ni siquiera quiere ser realista, se esfuerza por ser feo, por presentar esa fealdad como algo predominante y hasta hacer una apología de la fealdad.
Esto lo veíamos en la época de Felipe Cazals con sus películas sumamente sórdidas, sucias, con sus ambientes decadentes y sus personajes ruines. Pero en defensa de Cazals el si quería contar una historia, repulsiva si pero tenía un propósito, mientras que el así llamado Nuevo Cine Mexicano se esfuerza en ser feo, en presentar las situaciones más mórbidas y ruines con fines comerciales.

En el cine mexicano moderno la mayor parte del guion suelen ser insultos, palabras altisonantes y expresiones chilangas, con decir “chinga tu madre”, “wey” y “no mames” uno ya tiene casi el noventa por ciento del guion de una película mexicana. Decir insultos por cada dos palabras no es realismo, es querer causar gracia indirecta al público y tener un pobre vocabulario.
Antes el cine mexicano era más prolífico, se tenían películas de diversos géneros cinematográficos, muchas historias. En estos últimos veinte años todo se ha reducido a tragedias urbanas, cine de narcos, comedias románticas de clase alta y sátira política que obviamente sirve más como un panfleto de izquierda que como una genuina crítica social.
La banda sonora es otro elemento decadente, en otros países las bandas sonoras son variadas dependiendo de la temática de la película, en México no tenemos a un Ennio Morricone o un Angelo Badalamenti que puedan crear obras musicales de gran belleza, las bandas sonoras son grupos urbanos como Café Tacuba, La Maldita Vecindad, Control Machete, Cartel de Santa con esa música callejera que exalta la subcultura de las drogas, de las putas, del crimen, de los aspectos más marginales de las zonas urbanas como la Ciudad de México y es que las historias del cine mexicano no dan para una música hermosa.
Tenemos entonces una banda sonora haciendo apología a los peores y más bajos vicios de la vida chilanga, con historias que hacen gala de toda una degradación cultural.
Porque en eso se ha convertido el cine mexicano, en pura basura cultural que es un reflejo de lo que es esta sociedad.
Como el cine de Luis Estrada y sus películas que pretenden ser de denuncia social como La Ley de Herodes, Un Mundo Maravilloso, El Infierno y La Dictadura Perfecta todas partes de una tetralogía que hace critica al gobierno, sin embargo más que cine lo que el señor Estrada hace son panfletos políticos para la izquierda, no critica al Sistema político en su totalidad con su partidocracia, sino a los gobiernos de turno, el trasfondo de sus películas por supuesto es basura con humor grotesco, violencia repugnante, donde el personaje del Cochiloco (un narcotraficante) resulta ser el más simpático.
La Dictadura Perfecta su última película es una crítica al gobierno y a Televisa irónicamente usando dinero y actores de esta misma empresa, así el gana dinero dando un panfleto visual mientras la empresa al mismo tiempo tiene sus grandes ganancias, gracias a un montón de (idiotas) espectadores que se creen librepensadores.
A las oligarquías mexicanas no les importa que las películas de Estrada sean vistas, no representan un peligro para ellos. El cine mexicano es propiedad del estado al final del dia y hacen películas de “crítica política” porque saben que el dinero de los miles que irán a verla por morbo o por pretensiones intelectuales llenara sus bolsillos.
Todo este cine basura, es por supuesto pagado de nuestros impuestos, porque para hacer la mayoría de estas películas salen con dinero público, entonces cada vez que usted vea ya sea una comedia romántica con desnudos, chistes obscenos, feminismo, mas chistes obscenos, protagonizado por la actriz feminista del momento o vea una de esas cintas de denuncia social con violencia grotesca, con sicarios y criminales simpáticos, con todo tipo de aberraciones, recuerde que viene de sus impuestos. Usted paga porque produzcan esta basura.

En su última etapa el cine mexicano no ha parado de producir comedias de situación y comedias románticas protagonizados por chilangos de clase media alta, relaciones frívolas, chistes corrientes y por supuesto un mensaje feminista, muy ad hoc con la agenda político-cultural actual.
Desde Nosotros los Nobles la saturación de comedias es casi total, tenemos al mismo elenco protagonizando las situaciones más inverosímiles y carentes de cualquier gracia, como siempre el escenario es mayormente la capital.
Protagonizadas por las actrices adscritas al movimiento Me Too como Karla Souza o la comediante de stand up Sofía Niño de Rivera, junto con otras actrices y actores críticos con el gobierno de turno pero con clara simpatía por la izquierda y con la agenda globalizadora.
Todo este cine es un reflejo de la Ciudad de México y su idiosincrasia pero no representa a las otras regiones del país, incluso las niega o hace parodias de ellas.
Se podría decir que el cine mexicano forma parte de ese imperialismo chilango en lo cultural, ellos producen este cine con el dinero de los impuestos de las otras regiones del país y te lo imponen.
Toda esta basura es de ellos y nos obligan a digerirla, a verla, nos la imponen bajo el lema por demás ridículo de “apoyar la industria nacional”.
Pero la mayor trampa de este cine mexicano es que es un cine para derrotistas, no propone una salida a la decadencia, sino que su mensaje es que esta podredumbre, este chiquero es tuyo y no hay nada que hacer salvo revolcarte en él. Su mensaje es derrotista, para mantener al espectador en el fango ético y moral.
No tiene un mensaje de lucha, ni una alternativa a la podredumbre sino una exaltación discreta hacia ella. Es un arte creado para la sumisión y el conformismo.
Cada entrega de premios, el gremio artístico premia estas basuras, mientras actores y directores recogen sus premios despotrican contra el gobierno, mismo que financia toda esta porquería.
Este es el así llamado nuevo cine mexicano, no hay propuestas, no hay vanguardias y si un gusto por lo marginal y lo feo.
Se producen muchas películas al año por lo que no alcanzamos a ver todo lo que se realiza, más que las películas que se han ganado a la conformista crítica y que han trascendido por el dinero y el nombre de quienes participan en ellas.
De todas las películas que se producen posiblemente hay unas que tienen calidad e ideas innovadoras pero que no están en la superficie como por el contrario lo está la comedia de Omar Chaparro o el nuevo drama social con sátira política protagonizado por Damián Alcázar.
Se podría decir a modo de conclusión que el cine mexicano es feo porque el alma del mexicano moderno (producto del iluminismo masónico) es fea también.

Abril 2018

miércoles, 4 de abril de 2018

El voto mexicano




Por Fernando Trujillo

“Vota por Zod. Vota por Cthulhu. Vota por Crom. Vota por el puto Comandante Cobra por lo que a mí respecta. Pero no votes por ninguno de los hijos de puta de la cartilla electoral”
Jack Donovan

Este año son las elecciones en México, hay toda una cobertura política en los medios, diversas opiniones en las redes sociales, memes de dudosa veracidad que buscan legitimizar o difamar a un candidato, pláticas y peleas políticas, eventos electorales donde se regalan despensas y se hacen promesas.
¿Quiénes son los candidatos? ¿Cuáles son sus propuestas? Eso no importa, todos son representantes de este sistema, todos son diferentes caras del mismo modelo político y económico centralista. El candidato de izquierda o de derecha, eso ya da igual, en estas elecciones todos se han aliado con todos, la izquierda con la derecha protestante, la derecha con la otra izquierda y así se ha creado un revoltijo que muestra la carencia de ideologías en nuestro país.
Pero para hablar de candidatos y de propuestas absurdas ya están otros medios, este texto es sobre el derecho al voto.
El concepto de voto es antiguo y viene de eras atrás, desde la antigua Atenas, la Republica romana y las tribus bárbaras pero en todas estas sociedades antiguas solo una elite podía votar, en Roma solo los patricios representantes de las gens en el senado, entre los barbaros solo entre iguales (los mejores hombres) podían tomar las decisiones y en Atenas solo varones pertenecientes a familias nobles que hayan pasado pruebas físicas y mentales. El voto era un derecho no para cualquiera.
El estado-iluminista surgido de la Revolución francesa otorgo el derecho al voto a sus ciudadanos solo por el simple hecho de ser ciudadanos pero sin ninguna responsabilidad, sin ningún compromiso.
Tu puedes votar, un secuestrador puede votar, un imbécil puede votar, el hombre que trabaja todo el día y el nini de dieciocho años tienen derecho a votar, el solo hecho de pertenecer al estado mexicano ya te acredita para poder votar.
Tus cualidades intelectuales no importan, tus valores éticos tampoco importan, tus valores religiosos ni tu inteligencia, todo se reduce a tachar un papelito y depositarlo en una urna para que un montón de burócratas lo cuenten y lo notifiquen a una institución sin rostro que no te representa ni le importas como individuo.
La clase política es una tribu propia, ellos no te conocen, no conocen tus ideas, nunca vas a toparte con ellos cara a cara, para eso tienen guardaespaldas y al ejército para impedirlo, nunca conocerán tus preocupaciones, tus ideas, no les interesa. Votas por gente que nunca sabrá de tu existencia, que nunca conocerán tú problemática o tus propuestas, tu no les importas, solo les importa que taches el logo de su partido en la boleta.
Ellos (los políticos) tienen su propia tribu, se mueven con sus propias reglas y tú no eres parte de ellos.
Si sé que existen movimientos ciudadanos, candidatos ciudadanos pero ellos no van a salvar al país ni van a hacer una nueva forma de hace política, en todo caso cuando sean admitidos por la tribu política ellos darán la espalda a sus antiguos ideales (si alguna vez los tuvieron claro) y si no, no van a llegar a más que a puestos locales.
Ese cuento de infiltrarte en el sistema para cambiarlo desde adentro no va, es una tontería optimista que no tiene fundamento, si te involucras con el sistema te traga por completo o te escupe pero nunca lo vas a cambiar desde adentro.
El estado mexicano cuenta con muchos entramados, muchos intereses y mucha astucia, no lo vas a engañar ni de broma, te va a corromper o te va a demoler pero es impenetrable, así que ese optimismo no va.
El estado-iluminista mexicano es un estado espurio surgido a raíz de la destrucción del Primer Imperio e impuesto de forma perpetua tras la caída del Segundo Imperio. Cada vez que votas, cada vez que participas en esta frívola política lo perpetuas más, le das más poder, lo haces legítimo.
No importa por cual candidato o partido votes, ellos solo obedecen a los intereses del partido o los intereses del globalismo pero no obedecen a tus intereses como individuo ni a los tuyos.
Tu tierra puede estar sumida en la criminalidad, el desempleo, la pobreza, la falta de recursos pero ellos vivirán bien, tendrán sus propias casa grandes, sus guaruras, gozaran de riquezas y poder, tu no les importas.
Si, en tiempos electorales ellos se toman fotos comiendo con los albañiles, abrazando indígenas, comiendo en puestos de tacos ¿Y qué? Lázaro Cárdenas lo hizo y de ahí todos sus alumnos políticos lo imitan.
El voto anula cualquier cualidad intelectual o ética por la cantidad, es en la democracia donde la cantidad triunfa sobre la calidad, donde el número se impone al individuo, tu como persona, tu familia, los tuyos no valen, solo vale la cantidad de papelitos en una urna, al estado mexicano no le importas tú, le importan los números.
El estado-iluminista te hace creer que votar es la única opción de cambiar las cosas, en tiempo de elecciones están los actores y cantantes haciendo apología del voto entre los jóvenes, campañas juveniles para apoyar el voto, campañas contra el voto nulo o la apatía política—síntoma natural ante el hastió democrático—hasta amenazas disimuladas que te dicen que si no votas no te quejes.
Pero el simple hecho de votar le das poder al estado mexicano, a ese centralismo monstruoso que saquea tu tierra y no te da nada a cambio. Votar es seguir siendo esclavo del estado mexicano.
Anular tu voto o dejar de votar, tirar el juego político del estado-iluminista, empezar a formar tu propio camino, buscar una nueva alternativa pero no continuando en el mismo circulo vicioso que hemos estado durante décadas.
Votar es seguir siendo esclavo y un esclavo es quien espera que venga un candidato o un partido a salvarlo.

Abril 2018






viernes, 16 de marzo de 2018

El sentido de tribu




Por Fernando Trujillo

Los seres humanos somos una especie tribal, esta es una verdad universal y no está sujeta a debate. Acéptalo o niégalo.
Nos reunimos en grupos (manadas) con intereses en común, nos unimos con otros de acuerdo a nuestras características compartidas, misma raza, misma religión, mismos intereses y afinidades y esto no es exclusivo de la especie humana.
Los animales se congregan en manadas donde un macho alfa es el que tiene la posición de líder de la misma, marcan su territorio, cazan juntos y pelean juntos. El sentido de la tribu es parte del Orden Natural.
Trazamos nuestro territorio creando fronteras, cuidando de nuestras mujeres y educando a nuestros hijos de acuerdo a nuestros valores. Esto es tribu.
Los seres humanos se han congregado en tribus, clanes, manadas desde la prehistoria, antes de ir avanzando hasta la civilización, los romanos se juntaban en clanes antes de convertirse en una civilización y posteriormente en un Imperio.
Este sentido de tribu permanece con nosotros a pesar de haber evolucionado a civilización, pero cuando se pierde es cuando comienza la decadencia y muerte de un pueblo.
El sentido de tribu no implica permanecer como una tribu, viviendo en las cavernas o en chozas, implica evolucionar en su forma externa pero manteniendo este tribalismo en su forma interior.
Volviendo a los romanos cuando alcanzaron el grado de civilización, seguían manteniendo su sentido de tribu en su mentalidad romana, tenían una casta dirigente conformada por los suyos, un pueblo conformado por su gente, los valores y espíritu de la tribu continuaron con ellos y eso hizo de Roma la potencia imperial que conocemos.
Cuando los romanos comenzaron a aceptar dioses ajenos a su Cosmovisión, cuando dejaron entrar extraños a su pueblo, cuando abrieron las puertas a los barbaros en un intento por integrarlos fue cuando empezó su ruina y posterior caída.
El antagonismo de la tribu es la sociedad abierta, término acuñado por el filósofo (y enemigo del tribalismo) Karl Popper y que es el modelo que predomina en el mundo occidental de hoy.
En The Open Society and its Enemies, Volumen 1 Popper explica que los enemigos de la sociedad abierta son el tribalismo, la autarquía (el no depender del comercio), el anti.humanismo y anti-universalismo, esos términos lo uso como una condena a Esparta pero es también para cualquier sociedad cerrada que mantiene su sentido de tribu.
Tribu y sociedad abierta son conceptos irreconciliables, mientras que la tribu es natural, la sociedad abierta es anti-natural, la tribu es exclusiva, en las sociedades abiertas todos son bienvenidos (como ejemplo el nefasto lema “refugees welcome”), en la tribu dirigen los mejores, en la sociedad abierta todos votan por un candidato de la tribu política, en la tribu impera la unidad de sus componentes, en la sociedad abierta impera el individualismo, el “cada quien hace de su vida lo que quiere”, el “vive y deja vivir”, impera el egoísmo y la falta de lealtad a los tuyos, la tribu permanece cerrada a los extranjeros, en la sociedad abierta se les da la bienvenida, no hay discriminación ni desconfianza que les permita hacer una selección adecuada, entran grupos humanos antagónicos a los valores del pueblo nativo, criminales y yihadistas.
Cuando un pueblo pierde su sentido de tribu entonces se vuelve una sociedad abierta, tal como le paso a la Roma decadente y tal como sucede en la Europa occidental de hoy.

Todo es tribu.
Tus amigos y tu son una tribu, los policías son una tribu, el gobierno es una tribu, los grupos criminales son una tribu, los partidos políticos son una tribu, tu centro de trabajo es una tribu, somos una especie que selecciona y se siente afín con los suyos, en las grandes ciudades nos congregamos en grupos separados que comparten afinidades en común.
El mundo occidental ha perdido esa noción natural, no hay tribu, no hay lealtad entre los suyos, las fronteras están abiertas, los valores son llamados “construcciones sociales” pero para la mala suerte del progresista occidental los yihadistas que entran a su tierra, los africanos y las bandas delictivas como los mara salvatruchas tienen ese sentido de tribu, ellos son leales con los suyos y con sus valores, ellos saben que el mundo blanco es solo territorio de conquista, ellos ven al hombre blanco como alguien a quien asesinar y violar a sus mujeres.
La tribu es una verdad natural, los actuales estados son regidos por una tribu llamada clase política, esta clase política tiene todas las características del tribalismo: es cerrada a los otros, es unida, tienen afinidades en común, son un colectivo que rige sobre todo un país y actuando de acuerdo a sus intereses.
La tribu política dirige sobre un pueblo pero este pueblo no es una tribu, sino varias tribus, dejémoslo claro en un país como México con ciento veinte millones de habitantes no los vas a unir en una sola tribu porque son grupos con diferencias culturales y diferentes afinidades que nunca se van a unir. Es imposible.
Pasa lo mismo en grandes países como Estados Unidos, Inglaterra, Francia y así en todo el mundo occidental. La tribu política solo le interesa ejercer el poder por medio del estado, su modelo es la sociedad abierta, ellos permanecen cerrados pero tienen una sociedad caótica y multicultural que depende de ellos.
El estado, la tribu política son el Imperio de la Nada, enemigos de todo sentido de tribu, de la identidad de los pueblos, de los hombres libres, por lo tanto tus enemigos.
En la sociedad abierta los hombres no han olvidado este sentido del tribu, consciente o inconscientemente forman sus propias manadas y alianzas, en la actualidad y con todos los problemas que el multiculturalismo ha traído ese sentido ha cobrado una vital relevancia entre personas del pueblo que saben que votar no va a cambiar nada, que su cultura y sus valores están bajo asedio en complicidad con la tribu política.
Grupos de survivalistas en países como Estados Unidos, en Sudáfrica donde la tribu política constantemente amenaza a los granjeros blancos estos se reúnen en comunidades aisladas como Orania, se entrenan para una futura guerra civil contra la población negra. Colectivos identitarios surgen con el fin de preservar su cultura e identidad frente a la globalización.
No se trata de salvar un país, no vas a hacerlo porque la mayoría no quieren ser salvados ni quieren ser algo mejor, sino continuar en la misma podredumbre, las actuales patrias solo mantienen unidos a sus habitantes por intereses económicos y patrióticos en común pero ya no te representan ni tu identidad ni tus valores. En medio del estado estamos solos.
En el caso de México está unido por una historia oficial, una bandera, un himno y un gobierno en común pero que solo representa a los habitantes del centro del país, no representa a los otros pueblos como neoleoneses, yucatecos y veracruzanos.
México significa “ombligo de la luna” y era el nombre con el que se les llamaba a los mexicas, los habitantes del centro del país. No pertenezco al estado de México ni al centro por lo que su historia oficial y su cultura aritificial no me representan.
Cuando no te sientes identificado con la mayoría de un país eso significa que este ya no es tu país, ya no.

Marzo 2018

Foto: Miembros del colectivo tribalista Operation Werewolf

miércoles, 28 de febrero de 2018

Juárez y Cárdenas los enemigos





Por Fernando Trujillo

La historia de México (la historia oficial por supuesto) está repleta de “héroes” prefabricados, hechos alterados, mentiras, para aquellos que hemos leído e investigado a fondo sobre la historia del país es una realidad que detrás de esa historia que nos inculcan en las escuelas, los medios y que sostiene el discurso político han enterrado la otra cara de la historia, no solo eso, esta historia oficial es un discurso centralista que deja de lado (por no decir borrar) la historia de los estados.
Los presidentes Benito Juárez y Lázaro Cárdenas del Rio son los símbolos que representan a la republica centralista, ambos glorificados por este sistema, ambos paradigmas de los valores democráticos. Por supuesto existen muchos otros “héroes” prefabricados pero son ellos dos quienes consolidaron el republicanismo masónico.
El primero Juárez destruyo todo el ideal de Imperio, si alguien realmente mato al México hispano fue el, el juarismo impuso todo el actual sistema político, los políticos que le siguieron fueron sus continuadores. Cárdenas fue el hombre que consolido el partido gobernante, consolido el sistema partidista moderno y toda su maquinaria burocrática.
Irónicamente ambos son ídolos de la izquierda mexicana, tanto Juárez como Cárdenas son vistos como ejemplos de democracia y honestidad, algo realmente ridículo y que demuestra una gran ignorancia por parte de la izquierda, cuando Juárez fue el introductor del capitalismo en el país y Cárdenas fue el creador del PRI.
No es el objetivo de este artículo el hablar de los hechos detrás del mito, para eso hay una gran variedad de lecturas que desmitifican a ambos personajes, lo que aquí se plantea es ver a los dos personajes como tótems sagrados del actual centralismo mexicano y del mexicano moderno.
Primero decir que el culto a Juárez y Cárdenas es una inversión al culto a los héroes de la antigüedad, ni Juárez ni Cárdenas tenían atributos heroicos, más que las mentiras y glorificaciones creadas a su alrededor para darles un aire casi divino. Esta parodia del culto al héroe por supuesto no es exclusiva de México, sino que en todo el mundo democrático se da, la democracia fabrica a los héroes que la historia y la naturaleza le niegan.

El escritor veracruzano José Luis Ontiveros decía que México solo tuvo dos periodos de excelencia que consistieron en los imperios de Iturbide y Maximiliano, en realidad el México hispano y católico murió en el Cerro de las Campanas junto al emperador, Miguel Miramón y Tomas Mejía, un europeo, un criollo y un indígena, los tres elementos que componen la América Hispana.
Juárez combatió la idea de un Imperio y todo lo que este representa (Unidad, Aristocracia, una civilización que va a lo alto), durante el periodo de 1862 a 1867 del Segundo Imperio Mexicano se vivió la lucha entre el espíritu de Roma y el espíritu de Cartago.
El espíritu romano de Aristocracia y Jerarquía representado por el partido conservador y el Segundo Imperio, mientras que por otro lado estaba el espíritu cartaginense de mercantilismo y democracia representado por la masonería mexicana y el yanquismo. El choque entre ambas Cosmovisiones dio como resultado la derrota del sueño de un Imperio y el triunfo del México liberal, centralista y masónico.
No nos engañemos, México murió con el Segundo Imperio, lo que siguió después ha sido el republicanismo centralista, todos los gobernantes, todas las administraciones que han seguido han sido herederas del juarismo.
Entre estos continuadores se encuentra el general Porfirio Díaz que a pesar de la excelencia de su gobierno y de todos sus logros como la prosperidad económica fue un continuador del juarismo, Díaz fue un colaborador en la destrucción del Imperio y consolido ese republicanismo masónico, el oficialismo histórico y el centralismo. No cabe duda que Díaz supo reunirse con una elite de intelectuales y hombres capaces conocidos como Los Científicos y supo poner orden pero fue un representante del republicanismo. La única diferencia entre Díaz, Juárez y Cárdenas, es que días fue derrocado en una revolución y fueron los hijos de esta revolución (entre ellos Cárdenas) quienes para justificar su guerra colocaron al general como un villano.
Lázaro Cárdenas un mediocre general fue el brazo derecho de Elías Calles en su guerra contra los cristeros, al que más tarde desterró y se convirtió en un paladín populista de las clases más desfavorecidas.
Hombre afín a las ideas comunistas, el mito de Cárdenas que arrebato tierras a los hacendados (opresores en el lenguaje socialista) y se las entregó a los campesinos. Estos es una mentira descarada, Cárdenas arrebato las tierras a sus dueños, para que el estado se las apropiara imitando la forma soviética del koljos, tierras que pertenecen al estado y en el que la masa campesina es peones.
Por medio de las mafias agrarias persiguió y sometió a quienes se opusieron, se persiguió y elimino a los remantes cristeros, a los opositores políticos, tácticas ya usadas por el comunismo en aquellos años.
Cárdenas trato de hacer un ensayo comunista en Yucatán, algo que en su día fue denunciado por el líder carrancista Luis Cabrera Lobato y por el abogado conservador yucateco Gustavo Molina Font.

Sobre este ensayo comunista Luis Cabrera dijo: “...pienso que la colectivización de la propiedad en nuestro país nos conducirá, como ha sucedido en Rusia, a la más absurda y tiránica de las dictaduras; y porque creo que esa colectivización es contraria a los ideales de la libertad… por los cuales lucho el pueblo mexicano, me he considerado obligado, como mexicano y como revolucionario, a combatir públicamente la tendencia oficial, que ahora ya se confiesa , de cambiar las bases de nuestra organización social y económica, consignadas en la Constitución de 1917, y de substituirlas por un régimen de propiedad colectiva de los bienes de la producción, que es absolutamente contrario al que propugno la Revolución de 1910 a 1917….Nosotros hicimos la revolución para dar al campesino tierra y trabajo. Pero sobre todo, libertad. Para emanciparlo, para redimirlo, para librarlo de la esclavitud de latifundio. No para cambiarlo de amo.” 

El abogado Gustavo Molina Font declaro: “El general Lázaro Cárdenas se proponía hacer una nueva Revolución de tendencias claramente marxistas, cuyo acto inicial debía consistir en el establecimiento, a manera de ensayo, de una especie de colonia comunista en el Estado de Yucatán”

Estas denuncias se encuentran en los libros Un Ensayo Comunista en México de Luis Cabrera y La Tragedia de Yucatán de Gustavo Molina Font.
En agosto de 1937 se dio la Reforma Agraria Integral en Yucatán a pesar de la oposición de los hacendados, Cárdenas dispuso de sus tierras dividiendo los campos en ejidos, arrebatando proporciones de tierras de las haciendas, expropiando las maquinas henequeneras, lo que pertenecía a los yucatecos ahora pertenecía al Estado mexicano. Si a alguien se le debe la destrucción de la industria henequenera y el campo yucateco ese es Lázaro Cárdenas que demostró una vez más que el comunismo es un fracaso.
Estos personajes tienen monumentos, escuelas y calles con sus nombres, se celebran sus hazañas (glorificadas como ya se ha dicho) en los colegios y actos cívicos como un perpetuo adoctrinamiento.
El actual estado mexicano es una síntesis entre el juarismo y el cardenancismo, fueron estos dos presidentes quienes han influido en todos los gobiernos posteriores en la forma de hacer política. El populismo casi marxista, la demagogia, el centralismo y la cara de ser una democracia benigna.
Juárez el traidor, el capitalista, el asesino del Imperio, el aliado del yanquismo, por otro lado Cárdenas el comunista, el destructor del campo y sus tradiciones, el populista. Ambos representan lo peor de México, uno mato todo ideal de Imperio, el otro mato ese campo tradicional y conservador, ambos anti-cristianos y ambos representantes de la masonería la gran enemiga de identidades nacionales.
Reivindicados por el gobierno centralista y por historiadores pagados por ese mismo gobierno, por los colectivos de izquierda que no quieren un cambio real en el país sino continuar con el mismo modelo inútil de hace casi doscientos años.
Pero más allá de las fronteras mexicanas Juárez y Cárdenas son enemigos de toda la Hispanidad, totemes que representan ese México centralista, corrupto y republicano que continua vigente.
El estado mexicano desde sus raíces es juarista y cardenancista, tratar de salvar al estado mexicano es una tarea condenada al fracaso, porque si otro grupo llegara al poder siguiendo el actual estado solo sería un continuador más de los enemigos de la Hispanidad.
Los totemes de Juárez y Cárdenas representan al México actual en todas sus formas, es por eso que una lucha cultural y política meramente contra el gobierno no sirve, es por eso que todos esos colectivos que critican al gobierno federal solo son meros continuadores (algunos sin saberlo, otros con plena conciencia) de sus formas y de su espíritu.
México es Juárez y Cárdenas y luchar para salvarlo, es salvar el espíritu de los enemigos de la identidad hispanoamericana.

Febrero 2018

Lapointe, Marie (S.A). La reforma agraria de Cárdenas en Yucatán (1935-1940). [En red] Recuperado de http://www.colmich.edu.mx/relaciones25/files/revistas/021/MarieLapointe.pdf

S.A (2017). Libro: Un Ensayo Comunista en Mexico. [En red] Recuperado de https://panquetzaliztlionsp.blogspot.mx/2017/09/libro-un-ensayo-comunista-en-mexico.html



martes, 6 de febrero de 2018

Feminismo made in USA



Por Fernando Trujillo

Daniel Odier: ¿Qué piensa usted de las mujeres norteamericanas?
William S. Burroughs: Pienso que muy probablemente sean una de las peores manifestaciones del sexo femenino, porque se les ha permitido ir más lejos.

Fragmento de “William S. Burroughs: La Tarea: Conversaciones con Daniel Odier”

En los últimos meses después de los escándalos acontecidos alrededor del productor Harvey Weinstein ha sido una tormenta que ha puesto de manifiesto la hipocresía y doble rasero de Hollywood pero que ha servido para seguir alimentando la maquinaria feminista.
Vamos a ser claros, lo de Harvey Weinstein no es nada nuevo ni tampoco era un secreto, era conocido en toda la industria que si una actriz quería fama y reconocimiento tenía que acostarse con él y eso tampoco es exclusivo de Weinstein, así se maneja la industria del entretenimiento, actrices se acuestan con grandes productores y directores a cambio de un papel en una nueva serie o película pero tras estos escándalos viene el oportunismo y ansias de poder del lobby feminista.
La campaña “me too” que recuerda mucho a campañas similares como “Ni una menos” de Argentina ha sonado mucho en Hollywood, movimiento creado para denunciar el abuso sexual y el machismo en la industria que comenzó como un tweet y que pronto fue viralizado hasta volverse un movimiento que ya tiene entre sus filas a Jennifer Lawrance, Lady Gaga, Angelina Jolie y Uma Thurman, entre muchos otros.
Uno se pregunta ¿Dónde está el “machismo” en Hollywood? La mayor parte de la producción hollywoodense tiene una temática feminista, empezando por la multielogiada Wonder Woman del año pasado, el filme clásico Thelma And Louise, el remake de Los Cazafantasmas, North Country y The Purple Color, la lista es interminable. En todas las películas y series actuales siempre hay mujeres guerreras, mujeres empoderadas, mujeres con poder liderando a hombres en una batalla ¿Dónde está el machismo?
Además de Weinstein se han acusado a directores, productores, ejecutivos y también a actores que irónicamente son feministas como el caso de James Franco. El caso más reciente ha sido el de Uma Thurman acusando a Quentin Tarantino (otro feminista) de querer matarla durante el rodaje de Kill Bill, su película más famosa y que más dinero le ha hecho ganar. Por supuesto esto demuestra que para el feminismo los hombres que sirven como “aliados del feminismo” (manginas) solo son herramientas que pueden usar y después desechar.
Hollywood se tornado en una cacería de brujas con denuncias falsas alimentada por la prensa que fortalece el discurso de los grupos feministas en Estados Unidos.
Por supuesto la mentira es parte fundamental del feminismo, el hacer denuncias falsas de violación y maltrato, el victimismo político, la cobertura mediática, solo que esta vez llevado a niveles que más altos y exagerados por parte de las elites hollywoodenses.
Entre sus cabezas están Rose McGowan antiguo icono sexual ahora convertida en una partidaria feminista más radical, denunciando a la industria “sexista” y protagonizando una pelea publica con un transexual, McGowan ha escrito un libro llamado “Brave” (Valiente) en el que narrando los abusos de Harvey Weinstein.
McGowan también denuncio a Merryl Streep como cómplice de Weinstein, las dos actrices estuvieron en una discusión en redes sociales.
Tanto Streep como McGowan, como todas estas actrices que ahora abanderan su movimiento sabían de Weinstein, aceptaron acostarse con él y seguramente con otros a cambio de fama, premios y papeles relevantes, todas fueron cómplices y todas participaron en esta podredumbre que ahora salen en los medios.
Pero toda esta movida que se lleva actualmente es contra el hombre blanco y heterosexual, Harvey Weinstein judío de nacimiento es el símbolo actual del machismo, en los medios representa al hombre blanco, heterosexual al que se busca destruir. Cabe destacar que antes de esta serie de escándalos la prensa catalogaba a Weinstein como un distinguido miembro de la comunidad judía, ahora solo lo cataloga como blanco.
Desde el triunfo de Trump el año pasado los movimientos antifascistas se han vuelto más hostiles y radicales contra el ciudadano común, Hollywood desde antes y mucho más después de la elección se radicalizo en su guerra contra el hombre blanco americano, calificándose sus celebridades como “La Resistencia”, Madonna en un discurso dijo que quería hacer estallar la Casa Blanca, la comediante Kathy Griffin salió en la portada de una revista con la cabeza del ahora presidente—en una pose que recuerda a los jihadistas del Estado Islámico con las cabezas de sus víctimas—si bien Trump y Weisntein ahora son los personajes odiados por el antifascismo de Hollywood, ellos solo son símbolos, lo que se busca destruir es lo que estos dos personajes voluntaria o involuntariamente representan: el hombre blanco de clase trabajadora, heterosexual y cristiano.
Cabe decir que Harvey Weisntein fue uno de los principales financieros del Partido Demócrata y una de las cabezas en el movimiento anti-Trump de antes y después de la elección presidencial.

En respuesta al movimiento “Me too” y a toda esta ola feminista en Hollywood, actrices francesas encabezadas por Catherine Deneuve publicaron un manifiesto calificando al movimiento yanqui como “puritano” y alegando que el cortejo, el seducir a una mujer es parte natural del hombre.
Deneuve y su manifiesto son puestos como ejemplo de un “feminismo positivo” en oposición al “hembrismo” de Hollywood. Si bien podemos estar de acuerdo con estos planteamientos no se debe olvidar que no existe ningún feminismo positivo, no existe ese “verdadero” feminismo que lucha por la igualdad como claman algunos liberales.
Todo el feminismo desde sus orígenes nació como una subversión moderna, una forma de desestabilizar la vida familiar, todo esto lo denunciaba Chesterton en su ensayo Lo que está mal en el mundo escrito en el año de 1910 cuando interrumpió la Primera Ola del Feminismo (calificada a menudo como el “feminismo positivo”), muy sabiamente Chesterton escribe en su ensayo: 

Si hay algo contra natura en la idea de una horda de mujeres salvajes gobernando, aun mas intolerable es la idea de un rebaño de mujeres dóciles gobernadas.

Chesterton se adelantó a su tiempo, ahora hay feministas dementes ordenando a mujeres dóciles como vestir, que trabajos tener, como deben pensar, etc.
Tanto el feminismo yanqui más “puritano” como el feminismo francés más “liberal” son el mismo mal porque ambos emanan del liberalismo cultural.
Todo el feminismo nace en el mundo anglosajón, la Primera Ola querían el derecho al voto—a pesar de que contrario al mito feminista en varios estados de Norteamérica las mujeres podían votar—la Segunda Ola llego porque querían empleos más emocionantes y el derecho a abortar, la Tercera Ola tiene como su máxima representante a Valerie Solanas famosa por dispararle a Andy Warhol y escribir el Manifiesto SCUM donde habla de asesinar a todos los hombres.
“El feminismo de la Cuarta Ola, que ya está en marcha, es un esfuerzo de la coalición de mujeres para controlar el comportamiento de los hombres a través de políticas públicas mientras ejercen la amenaza de la violencia patrocinada por el estado.” (Donovan, 2011)
Actualmente vemos que se aprueban leyes y se hacen gestiones basadas en los caprichos de las feministas, si ellas no quieren edecanes en la Formula 1 entonces se realizan estos cambios, si no quieren la exhibición de un cuadro considerado sexista entonces el museo se ve obligado a retirarlo.
Hay una tiranía en la que las feministas se han instaurado como jueces y verdugos con la sumisión de los hombres, ellas dictan lo que es bueno y lo que no, ellas exigen que se debe censurar y que no.
Es totalmente gracioso ver en esas pomposas entregas de premio a actrices y cantantes vestidas de negro con una rosa blanca en la mano, hablando de machismo, reivindicación de la mujer y respeto cuando parte de ellas como Madonna, Lady Gaga y Miley Cyrus han denigrado la imagen femenina en sus conciertos, luciendo vulgares atuendos, haciendo poses obscenas, dándose de besos y caricias con sus bailarines o con otras mujeres.
Las feministas han cambiado a la mujer como ama de casa, a la mujer como un ser amoroso, a la mujer orgullosa de su feminidad, en la Tercera Ola por la puta callejera, la resentida gorda, la psicópata, en la Cuarta Ola por un ser resentido sin género, sin identidad, un ser amorfo y grotesco.
Este feminismo en todas sus manifestaciones ya sea el yanqui o el francés, ya sea de cualquier ola forma parte de ese humanismo totalitario que con su corrección política tiene sometido en su podredumbre a toda la civilización occidental.
Como todas las ideologías totalitarias, el humanismo totalitario tiene sus contradicciones, hipocresías y absurdos. Por ejemplo, actos públicos, actos públicos de coito anal son considerados manifestaciones virtuosas y valientes de liberación humana y realización personal, mientras que fumar en los bares o incluso en clubes de striptease es una grave amenaza para la salud pública. Los vídeos musicales sugerentes y juegos de vídeo violento son sintomáticos de una sociedad opresivamente patriarcal y alimentada por la testosterona, mientras que alterar quirúrgicamente la “identidad de género” es rutina de negocio cotidiano, como hacerse un tatuaje.” (Preston, 2014)

En esta Cuarta Ola del feminismo el objetivo no es solo destruir la masculinidad, sino también destruir a la mujer blanca.
En un acto de canibalismo cultural ahora las feministas no blancas atacan a las feministas blancas por su raza. Esto no es nuevo, en su momento varios círculos progresistas criticaron a Emma Watson por ser una “cara del heteropatriarcado”, argumentando que ella era una joven blanca de clase privilegiada. La misma Watson ha pedido disculpas en los medios por ser blanca. No obstante Emma Watson ya no sirve a los intereses del feminismo internacional, el feminismo como manifestación del liberalismo cultural busca la destrucción de la cultura blanca y ella (quiera o no) forma parte de esa cultura.
La misma Rose McGowan de quien hable líneas arriba se siente arrepentida de ser una feminista blanca, aun así las diferentes facciones del feminismo se destruyen entre si por ver quién es más feminista. McGowan recientemente tuvo que cancelar la gira de su libro por una pelea pública con un transexual al que acusó de no ser una verdadera mujer. Todo un circo.
Sin embargo pese a lo absurdo y risible que resulta esta lucha interina entre las facciones feministas, todas tienen como objetivo destruir al hombre y la mujer blancos.
Una de las críticas de esta tendencia feminista son los estándares de belleza en las revistas y otros medios, ellas critican que las modelos rubias o de piel blanca sean portada en estas revistas, imágenes en comerciales por sobre mujeres negras.
Los ideales de belleza existen y los hombres se sienten atraídos más por una mujer blanca y delgada (sobre todo rubia) que por otras mujeres, es parte de la naturaleza el tener estándares de belleza.
Por supuesto no se niega que esos ideales de belleza sean usados por el capitalismo para fines de mercadotecnia, pero es innegable que estos ideales existen, se quiera o no.
Este feminismo multicultural rechaza la cultura europea por otras culturas como los negros o los musulmanes que irónicamente hasta la fecha tienen patrones culturales mucho más misóginos que la cultura europea.
Esa es la nueva faceta de feminismo made in USA, pero sea en cualquiera de sus rostros continua siendo un ser nocivo que ha debilitado a los pueblos desde adentro, esta nueva faceta busca hacer de la civilización occidental un gigantesco “safe space” aboliendo todo instinto masculino, un lugar donde no haya identidad de género, familia, tradiciones, un terreno ideal para las invasiones islámicas.
Está sucediendo en países como Canadá de la mano del primer ministro mangina Justin Tradeau, en Suecia, en Holanda, en España y en general en todo el mundo occidental de una forma a veces lenta y otras más veloz.
El feminismo no busca dialogar, busca destruir a quienes piensen distinto, si los hombres no nos radicalizamos entonces nos someten de alguna forma, la única resistencia real en esta civilización es la lucha identitaria, la lucha por tu identidad, por tu masculinidad, por los de tu tribu.
El actual Estado es un aliado poderoso del feminismo, en algunos países son las fuerzas del Estado que te arrestan si estas en desacuerdo con los postulados del feminismo, en países como Suecia el ejército tiene políticas feministas y si un soldado se muestra en desacuerdo es expulsado. Hasta ahí hemos llegado, les hemos dado poder a las mujeres y ellas han destruido con sus políticas todo un país.
El Estado es el actual enemigo de todos los hombres libres, es el que encarcela padres por no poder pagar una pensión, es el encarcela o multa ciudadanos acusados por “machismo”, estamos bajo un Estado feminista en conclusión.
No es tiempo de dialogar, ni de debate o de un acercamiento, es de trazar una línea entre el feminismo y nosotros, no vamos a ser sus juguetes sino vamos a buscar nuestra propia libertad. Si no eres radical entonces te aplastan, viendo este panorama ¿Cuál es tu camino?

Febrero 2018





Bibliografía


Donovan, Jack (2011). Fourth Wave Feminism. [En red] Recuperado de https://www.counter-currents.com/2011/12/fourth-wave-feminism/


Preston, Keith (2014). La ideología del humanismo totalitario. [En red] Recuperado de https://pancriollismo.com/2015/04/26/la-ideologia-del-humanismo-totalitario-2/



Cassiel, Aedon (2016). The Myth Of First-Wave Feminism. [En red] Recuperado de https://www.counter-currents.com/2016/08/the-myth-of-first-wave-feminism/


Red Ice Tv (Director). (2018). Intersectional Feminism Wages War On White Woman. [Video] Estados Unidos https://www.youtube.com/watch?v=HgmXDbsd-fQ